El 28 de febrero de 2019 vimos el nacimiento de la Norma UNE 19602 de Sistemas de Gestión de Compliance Tributario, cuando AENOR publicó la Norma UNE 19602 de Sistemas de Gestión de Tax Compliance.

Con esta norma, se busca dar un gran paso hacia el establecimiento de una relación más cooperativa entre el contribuyente y la Agencia Tributaria, incentivando un cumplimiento voluntario (soft law) de las obligaciones tributarias.

Es decir, que las propias organizaciones cuenten con sus propios sistemas de:

Revisión de procesos con trascendencia tributaria. Control de riesgos tributarios Actuaciones para su contención Procesos para efectuar las subsanaciones correspondientes sin la intervención de la Administración Tributaria

Integrándose como parte de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa de las Organizaciones, esta nueva relación Administración Tributaria – Contribuyente puede marcar un antes y un después en el campo de los Procedimientos Tributarios (Gestión e Inspección):

La implantación de un Sistema de Tax Compliance acorde a la UNE 19602, permitirá la obtención de un certificado emitido por AENOR que será interpretado por la AEAT como una señal de la buena voluntad de cumplimiento de las obligaciones tributarias del contribuyente.

¡ATENCIÓN! Este certificado no evitará la recepción de notificaciones de inicio de procedimientos de revisión por parte de la Agencia Tributaria, pero sí es una muestra de la predisposición de la organización a cumplir la normativa vigente.

En otros países existe ya una cultura más extendida de este concepto.

Algunos ejemplos encontramos en la Administración británica inició en 2006 un plan de reformas que incluyó la puesta en marcha de modelos de Tax Compliance Risk Management.

O en la Administración holandesa que desde 2005 (2007 para Pymes) puso en marcha un sistema cooperativo voluntario en este sentido.

Tal y como está evolucionando la Agencia Tributaria española desde el punto de vista tecnológico, donde cada vez tiene más presencia digital, cuenta con grandes cantidades de datos y sistemas para su tratamiento y detección de infracciones, creo que nuestro papel como Asesores de Empresa, puede aportar mucho valor a las organizaciones, ayudándoles en la implantación de estos sistemas de detección y control.

Por mi parte, como Economista Asesora Fiscal, creo que es de vital importancia estar al corriente de toda novedad que surja susceptible de influir en las empresas, por lo que es fundamental la formación y actualización constante al respecto.