Seleccionar página

¿Te has planteado alguna vez el emprendimiento? Es probable que sí, a todos nos vienen a la cabeza palabras como libertad de organización, gestión del propio tiempo, etc. Pero antes de lanzarte a esta gran aventura, hay que tener muy claras unas cuantas cosas que te van a ayudar a tener los pies en el suelo.

En este post te voy a dar una serie de pautas para que reflexiones si estás pensando en emprender.

Tómate el tiempo necesario para evaluar a fondo cada punto:

Autoevalúate con sinceridad

Tener un negocio propio requiere un gran sacrificio y mucho esfuerzo.

¿Estás realmente preparado? Se realmente sincero contigo mismo

Qué quiero hacer: qué servicio voy a prestar o qué producto voy a vender y cómo.

Siempre digo que la decisión tiene que basarse en el sentido común.

Tu negocio debe ser de un área en la que tengas conocimientos a nivel profesional.

Si tienes que aprenderlo todo, puede llegar a no ser rentable. Ten en cuenta que el tiempo que emplearías en formarte y adquirir los conocimientos suficientes.

El tiempo es oro, además de implicar un gran desgaste emocional.

Con qué medios cuento para ello

Sobre todo económicos: para invertir en tu nueva empresa.

Pero no nos olvidemos de otros, como por ejemplo, si vas a disponer de un canguro en caso de que tengas hijos, o si dispones de medios que puedas aportar al negocio (mobiliario, equipos informáticos, etc).

Aquí es importante destacar que hay que tener también en cuenta con qué medios cuentas para dedicar a tu vida “personal” hasta que tu negocio empiece a funcionar bien.

Establecer un plan de actuación

Creo que es muy importante establecer un plan de actuación detallado para llevar a cabo el proyecto: a qué clientes te vas a dirigir, cómo, cuándo…

La formación continua es imprescindible

La formación continua juega un papel fundamental para poder ofrecer lo mejor.

Esta norma es aplicable a todos los sectores, siempre hay algo nuevo que aprender.

Y debes tener en cuenta que esto significa tiempo, y el tiempo hay que invertirlo bien y hacerlo productivo.

Establecer un espacio temporal

Hay que ser muy objetivo, y fijar una fecha límite para poder reconducir tu estrategia si el negocio no va como debería, o incluso retirarte a tiempo si es preciso.

Recuerda que una retirada a tiempo no es un fracaso, es un éxito.

Invertir en lo que de verdad tengamos que invertir

Adquirir buenas herramientas de trabajo nos permitirá ser más productivos y trabajar más cómodamente.

Por ejemplo, si estás pensando en un negocio online, invertir en una buena página web e invertir en programas que te permitan controlarla desde tu móvil para poder hacerlo desde cualquier lugar te permitirán incrementar tu productividad y trabajar a gusto.

Céntrate en las ventas, no en los gastos

Gasta en lo que de verdad necesitas.

Sin excederte, pero sin escatimar en las cosas necesarias.

Debes destinar toda tu energía en vender más. Céntrate en conseguir más clientes, más ventas. En definitiva, gasta lo imprescindible y focaliza tu estrategia en desarrollar tu negocio y hacerlo crecer.

Si meditas estos puntos tranquilamente conseguirás desarrollar un poquito mejor tu plan de negocio, y centrar tus objetivos y tus posibilidades de éxito.

Si necesitas mi ayuda, recuerda que te ofrezco el asesoramiento necesario para empezar tu negocio, e ir de la mano a lo largo de él. Te ofrezco todo lo que tu negocio necesita.

No importa dónde estés, las nuevas tecnologías nos permiten trabajar juntos de forma fluida, eficaz y eficiente.

Puedes contactar conmigo aquí